Now Playing Tracks

Terapia o tratamiento hormonal

Muchas veces las mujeres se sienten presionadas por nuestro entorno más cercano que nos dice “no tomes hormonas” haciéndose eco de la gran campaña mediática que se hizo en el 2002 y años posteriores en contra de las hormonas, considerándoseles causantes de cáncer de mama.

Esta “hormonofobia” se desató a raíz de un estudio realizado por Women Health Initiative, más conocido como los estudios WHI, que concluía que la terapia hormonal combinada producía cáncer de mama. Posteriormente fue demostrado que el estudio no realizó una selección correcta de las participantes, no hizo separación por antecedentes clínicos ni por edad.El aspecto positivo de ese estudio fue que toda la terapia hormonal fue revisada y hoy día se tienen mucho mejores referencias en cuanto a las dosis, duración del tratamiento, qué mujeres deben tomarlas y en qué momento, para qué se utiliza y definitivamente quiénes no pueden someterse a estos tratamientos hormonales.

Los especialistas en climaterio coinciden que la terapia hormonal no es causante de cáncer. Que si una mujer tiene un cáncer en endometrio o mama, estrógeno dependiente, que no le fue detectado y se le da tratamiento hormonal, tendrá un desarrollo más rápido del cáncer. Por eso es muy importante que la terapia hormonal sea proporcionada por un especialista que hará los estudios pertinentes antes de comenzar el tratamiento.

Aquellas personas que son parejas o allegados a una mujer que está en esta difícil etapa de la vida y quieren apoyarla, lo mejor es aconsejarla a ir a un médico especialista en climaterio. No hay que esperar a que se instalen en el cuerpo problemas asociados a la menopausia para comenzar los tratamientos y así éstos serán mucho más efectivos, especialmente en enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y problemas metabólicos como diabetes e hipercolesterolemia.

No te esperes demasiado.  Tu puedes beneficiarte de la terapia hormonal, siempre y cuando seas candidata a recibirla.

Dr. Arturo Moyers Arévalo

Ginecoobstetricia

Sexualidad como tratamiento. 

El ejercicio es importante para mantenerse sano y resulta que el sexo lo podría ser también para las mujeres de cualquier edad, incluso en la menopausia. Si bien se suele considerar que la sexualidad femenina es más importante en algunos momentos de la vida, la satisfacción sexual está directamente asociada con un mayor bienestar general y con una amplia vitalidad en todas las etapas de la mujer.

Mantener y disfrutar de una buena vida sexual tiene varios beneficios para la salud, comenzando por que te ayuda a estar en forma: es una buena alternativa de quemar calorías, de hecho, se estima que con media hora de sexo puedes quemar 85 calorías o más.

Otros beneficios que el sexo puede brindarle a tu salud incluyen reducir el estrés, ya que cuando tienes un orgasmo se liberan grandes cantidades de la hormona oxitocina que te ayuda a sentirte bien, y aumenta la concentración de las hormonas endorfinas que favorecen un estado de bienestar. Estas mismas hormonas favorecen también un sueño reparador.

Ahora que conoces estos beneficios, es tiempo de erradicar esos falsos conceptos que circulan sobre el sexo y la actividad sexual, que a veces hasta pueden generar problemas para las mujeres. Entre las principales situaciones que enfrentan las parejas se incluyen: 

  • Falta de deseo sexual
  • Incapacidad de lograr excitación
  • Falta de orgasmo o clímax sexual
  • Relaciones sexuales dolorosas

Estos problemas pueden tener causas físicas  (como diabetes, trastornos nerviosos o problemas hormonales) o psicológicas (como depresión o traumas sexuales en el pasado). Cualquiera que sea la causa, puedes buscar ayuda especializada en esas áreas para poder dejar esos problemas atrás y hacer del sexo una experiencia placentera que puedas disfrutar.

En consulta podemos resolver tus dudas e iniciar hoy mismo a mejorar tu vida sexual

 

Dr. Arturo Moyers Arévalo.

Ginecoobstetricia

Síndrome Premenstrual

El síndrome premenstrual es un grupo de síntomas relacionados con el ciclo menstrual.  Normalmente se presentan una o dos semanas antes de la menstruación y cuando esta llega, desaparecen.  Hay diferentes grados pero los más graves son cuando interfieren con el hogar, la escuela o el trabajo.  
Aunque no se ha demostrado con certeza, se piensa que las causas de este problema están relacionadas con que algunas mujeres son más sensibles a los cambios hormonales y bioquímicos que se presentan durante el ciclo menstrual.  Los síntomas se clasifican dependiendo de si son síntomas físicos, emocionales cuándo se producen y cuánto afectan la vida de la mujer.  Aunque no es muy preciso, algunos estudios han estimado que hasta el 40% de las mujeres tienen algún grado de esta patología
Los síntomas más comunes son hinchazón y sensibilidad en los senos, fatiga y dificultades para dormir, diarrea o constipación, dolores de cabeza, falta de hambre, dolor en articulaciones o músculos, tensión, irritabilidad o ataques de llanto, ansiedad, depresión y falta de concentración. 
A pesar de que a veces es necesario tomar medicamentos, las estrategias más efectivas tienen que ver con cambios en el estilo de vida; como hacer ejercicio y una alimentación sana, suspender el tabaquismo y el consumo de alcohol, así como técnicas de relajación.  
Cuando es necesario implementar el uso de medicamentos lo más común es iniciar con analgésicos que controlan el dolor y la inflamación. 
Algunos anticonceptivos han demostrado disminuir satisfactoriamente los síntomas y mejorar la calidad de vida de las mujeres porque mantienen un equilibrio muy parejo de la concentración de hormonas durante todo el mes.  En casos más extremos el uso de antidepresivos suele ayudar. 
Aunque culturalmente y socialmente es aceptado que la menstruación implica cambios emocionales y físicos, las mujeres no tienen porqué soportar un malestar que puede llegar incluso a interferir con su trabajo o su vida social.  Mejor ven a consulta para que te podamos ayudar.

Dr. Arturo Moyers Arévalo
Ginecoobstetricia
Zoom Info
Camera
Canon EOS DIGITAL REBEL XT
ISO
400
Aperture
f/4,5
Exposure
1/60th
Focal Length
28mm

Síndrome Premenstrual

El síndrome premenstrual es un grupo de síntomas relacionados con el ciclo menstrual.  Normalmente se presentan una o dos semanas antes de la menstruación y cuando esta llega, desaparecen.  Hay diferentes grados pero los más graves son cuando interfieren con el hogar, la escuela o el trabajo.  

Aunque no se ha demostrado con certeza, se piensa que las causas de este problema están relacionadas con que algunas mujeres son más sensibles a los cambios hormonales y bioquímicos que se presentan durante el ciclo menstrual.  Los síntomas se clasifican dependiendo de si son síntomas físicos, emocionales cuándo se producen y cuánto afectan la vida de la mujer.  Aunque no es muy preciso, algunos estudios han estimado que hasta el 40% de las mujeres tienen algún grado de esta patología

Los síntomas más comunes son hinchazón y sensibilidad en los senos, fatiga y dificultades para dormir, diarrea o constipación, dolores de cabeza, falta de hambre, dolor en articulaciones o músculos, tensión, irritabilidad o ataques de llanto, ansiedad, depresión y falta de concentración. 

A pesar de que a veces es necesario tomar medicamentos, las estrategias más efectivas tienen que ver con cambios en el estilo de vida; como hacer ejercicio y una alimentación sana, suspender el tabaquismo y el consumo de alcohol, así como técnicas de relajación.  

Cuando es necesario implementar el uso de medicamentos lo más común es iniciar con analgésicos que controlan el dolor y la inflamación. 

Algunos anticonceptivos han demostrado disminuir satisfactoriamente los síntomas y mejorar la calidad de vida de las mujeres porque mantienen un equilibrio muy parejo de la concentración de hormonas durante todo el mes.  En casos más extremos el uso de antidepresivos suele ayudar. 

Aunque culturalmente y socialmente es aceptado que la menstruación implica cambios emocionales y físicos, las mujeres no tienen porqué soportar un malestar que puede llegar incluso a interferir con su trabajo o su vida social.  Mejor ven a consulta para que te podamos ayudar.

Dr. Arturo Moyers Arévalo

Ginecoobstetricia

Me quiere embarazar

¿Que tengo que hacer?

Lo más recomendable es realizar una visita pre-concepcional, para determinar los factores de riesgo que tiene cada mujer al quedar embarazada y evitar complicaciones que puede presentarse en el embarazo, como lo son: los abortos, hipertensión asociada al embarazo, Diabetes gestacional (diabetes del embarazo), infecciones y alteraciones en el bebe. En esta visita se hará un interrogatorio y una exploración física completa para determinar que no haya alguna alteración en el organismo y se pudieran solicitar exámenes de laboratorio dependiendo de cada paciente. Es importante también evaluar si es necesario aplicar alguna vacuna.

Lo ideal es hacerlo 3 meses antes de planear el embarazo y a la consulta deberán acudir tanto el hombre como la mujer, y ambos requieren iniciar a tomar ácido fólico y vitaminas, ya que se ha visto que un suministro adecuado de nutrientes mejorará de sobremanera el resultado de la gestación. 

El ácido folico es una sustancia muy importante en las etapas iniciales del embarazo para evitar malformaciones en especial en el cerebro o en la columna de los bebes, de manera ideal se debe iniciar al menos dos a tres meses antes del embarazo, para tener suficiente reserva en la madre para el momento de la concepción y así reducir la tasa de abortos.

Así mismo te harán recomendaciones sobre una dieta balanceada y ejercicio, ya que mientras mejor sea el estado físico de la madre durante el embarazo, mejor será el resultado.

Dr. Arturo Moyers Arévalo

Ginecoobstetricia

Colposcopía, Papanicolau, y ADN infección por Virus del Papiloma Humano

¿Cuál es la diferencia?

Es poco probable que exista un aspecto de la salud de la mujer que provoque tanta incertidumbre y ansiedad que la infección por el virus del papiloma humano y como consecuencia el desarrollo de cáncer cervicouterino. Además la enorme cantidad de información pública y de criterios médicos pueden confundir todavía más a una paciente que padezca esta enfermedad.

Primero que nada es de vital importancia mencionar que la infección por el virus del papiloma humano es la enfermedad de transmisión sexual más común en la actualidad.  Hay estudios epidemiológicos que sin temor a equivocarse aseguran que en algún momento de la vida, todas las mujeres con vida sexual activa tendrán contacto con uno o varios tipos de virus del papiloma humano.  Sólo algunas cuantas desarrollarán una patología detectable y de éstas la gran mayoría ni siquiera se darán cuenta de su problema, pues últimamente se ha demostrado que la respuesta inmunológica de la paciente en muchos de los casos es capaz de combatir y eliminar a este virus.

Actualmente han aumentado las opciones para la detección oportuna del cáncer cervicouterino, desde lo más sencillo como el estudio de Papanicolaou hasta lo más novedoso como la detección de ADN del virus.  Cada una de ellas tiene su utilidad y su indicación muy precisa, por lo cual es recomendable que siempre las ejecute tu ginecólogo. El sabrá que es lo que más te conviene.

El papanicolaou es el estudio cuya relación costo beneficio lo mantendrá siempre como la mejor opción para el escrutinio de todas las pacientes.  Es muy barato y lo suficientemente efectivo como para detectar una buena parte las alteraciones celulares.  Consiste en toma una muestra por raspado del cuello de la matriz, lo cual se coloca en un portaobjetos y se visualiza al microscopio, con el objetivo de detectar células con formas y características alteradas.  Estas alteraciones y su análisis conforman el diagnóstico.

En la última década se ha desarrollado una nueva técnica, la citología en base líquida.  Consiste en tomar la muestra del cervix con un pequeño cepillo, el cual se guarda en un frasco que contiene un líquido especial.  Este último se procesa en una máquina la cual limpia la muestra y plasma todas las células en un portaobjetos.  Esto facilita el trabajo del técnico que revisa la muestra, pues la puede observar con mucho mayor claridad. 

Sin embargo para obtener un diagnóstico integral, forzosamente se requiere complementar estos estudios con otras alternativas.

La colposcopía, por definición, es la visualización del cuello cervical y de la vagina de la mujer a través de un aparato llamado Colposcopio, el cual no es más que un microscopio con pedestal. A través de la visualización de cervix con 3, 4 o hasta 20 aumentos se pueden detectar modificaciones microscópicas en este tejido.  Para mejorar la precisión de esta prueba es necesario colocar algunos líquidos que permiten contrastar las zonas donde existen alteraciones celulares.

Es importante mencionar que la colposcopía, estrictamente hablando no detecta la presencia del virus del papiloma humano.  Lo que sí puede detectar son zonas sospechosas de infección y de lesión, a las cuales hay que tomarles una muestra o biopsia.  Este pedacito de tejido se envía con un patólogo, quien corta y observa la muestra al microscopio.  La decisión y el reporte de este médico es la última palabra con respecto a si existe o no alteraciones celulares.

Por último, el estudio del ADN del virus permite identificar con exactitud cual de todos los tipos de virus del papiloma humano es el organismo responsable de la infección.   Saber qué tipo de virus es el agente infeccioso,  puede orientar hacia un tratamiento más conservador o agresivo, ya que existen virus de bajo riesgo, como el virus del papiloma humano tipo 6, o de alto riesgo para desarrollar cáncer, como el tipo 16. Este prueba requiere de tomar una muestra del cuello de la matriz con un cepillo.  el cual se guarda en un frasco con líquido que mantiene suspendidas las partículas.  Una vez en el laboratorio, con aparatos muy sofisticados se pueden detectar pequeños fragmentos del ADN del virus, para de esta forma identificar con precisión el tipo viral.

Como verán, cada uno de los estudios sirve para una cosa específica; el papanicolaou y la citología en base líquida detectan alteraciones celulares, la colposcopía permite visualizar zonas sospechosas de lesión, y la determinación de ADN viral nos dice exactamente el virus que está causando problemas.  El cuándo, el cómo y el porqué de cada uno de los estudios es decisión del ginecólog.  No dejes de acudir, te resolveremos tus dudas y te ofreceremos un tratamiento adecuado para tí.

No olvides revisar nuestro Video

Dr. Arturo Moyers

Ginecoobstetricia

¿No llega la menstruación?

La amenorrea es la ausencia o pérdida de las menstruaciones y se clasifica en primaria cuando una niña llega a los 16 años y nunca ha menstruado o bien secundaria, cuando una mujer que ya había empezado a menstruar deja de hacerlo por un tiempo de más de 6 meses.

Con respecto a la primaria, hay que considerar que la mayoría de las niñas comienzan a menstruar entre los 9 y los 18 años, y el hecho de nacer con órganos pélvicos o genitales deficientemente formados (ausencia del útero o la vagina, tabiques vaginales o himen no perforado) puede llevar a amenorrea primaria.

Las hormonas juegan un papel importante en el ciclo menstrual de la mujer y puede haber alteraciones de estas sustancias cuando hay cambios en el cerebro en las partes donde se producen las hormonas responsables del ciclo femenino o bien que los ovarios no estén funcionando correctamente.  Aunque hay muchas causas descritas, la mayoría de las veces es imposible encontrar un factor determinante que cause este problema.  

Por otro lado, hablando de la amenorrea secundaria hay que considerar en primer lugar si la mujer está embarazada, amamantando o bien la menopausia que son causas normales de amenorrea sin necesidad de estar cursando con una enfermedad.  Además, si la mujer está tomando anticonceptivos o bien reciben inyecciones hormonales puede haber ausencia de menstruación, en este caso provocada por medicamentos.  

Una vez descartados estos factores lo inicial es identificar las causas mas comunes, como son obesidad o delgadez extrema, actividad física excesiva (como atletas), ansiedad o angustia emocional.  En el siguiente paso hay que buscar causas directamente relacionadas con el cerebro o los ovarios, como tumores, ovarios poliquísticos o falla ovárica precoz.

Independientemente del caso, es responsabilidad el médico y de la paciente buscar la causa del problema para encontrarle solución.  Si tienes alteraciones menstruales, principalmente ausencia de la regla no dudes en acudir a consulta.

Dr. Arturo Moyers

Ginecoobstetricia

Sexualidad y Embarazo

La Organización Mundial de la Salud define la salud Sexual como “la aptitud para disfrutar de la actividad sexual y reproductiva, amoldándose a criterios de ética social y personal, relacionado con la ausencia de trastornos orgánicos, enfermedades y deficiencias que entorpezcan la actividad sexual y reproductiva”.

Durante el embarazo existen muchísimos cambios físicos y emocionales, orquestado por la enorme cantidad de hormonas circulando en el cuerpo de la mujer. Durante la gestación hay diferentes etapas en la sexualidad de la pareja, en algunos casos habrá más conexión y en otras habrá molestias o miedo a la penetración vaginal.  En todos los aspectos es básico tener una actitud positiva, de aprendizaje y de comunicación que enriquezca el cariño y fomente el amor de pareja.  

En general practicar penetración durante el embarazo no representa ningún riesgo para el bebé ni para la madre, siempre y cuando no aparezcan signos que evidencien un problema concreto como hemorragias vaginales, dolores abdominales, infección vaginal o amenaza de aborto, que exigen buscar a un ginecólogo para su adecuado diagnóstico y tratamiento.  Asimismo es importante buscar posiciones cómodas para la mujer y que conlleven una penetración poco profunda para disminuir los posibles riesgos.  

Llevar a cabo una sana relación sexual durante el embarazo fomentará el afecto y la armonía de la pareja, y todo esto repercutirá directamente en  y el cariño que se le otorgue al bebé cuando nazca y durante sus primeros meses de vida.   Para la pareja el embarazo es un momento especial que puede reforzar el amor entre ellos y fortalecer el proyecto común que implica tener un hijo.

Si tienes dudas sobre qué posiciones y cuales son los factores de riesgo para tener sexo durante el embarazo, quítate la pena y pregúntanos en consulta, si no es que ¡Nosotros te preguntamos primero!

Dr. Arturo Moyers

Ginecoobstetricia.

Sexualidad en la  Menopausia.
La sexualidad en la mujer alcanza su máxima expresión entre los 25 y los 40 años de edad, pero a partir de ahí, hay una declinación causada por varios factores que progresivamente aumenta hasta llegar a la menopausia.  Sin embargo, a pesar de todos los aspectos culturales y sociales que rodean la sexualidad y la menopausia, desde el punto de vista físico, existen alternativas que pueden contrarrestar estos síntomas y convertir la sexualidad durante la menopausia en un placer más que un sufrimiento.
Al presentarse la disminución en la concentración de hormonas, paulatinamente se presentará una disminución en la lubricación, atrofia y pérdida de la elasticidad vaginal, así como adelgazamiento de labios menores. Estos cambios causan dolor y molestias durante la relación sexual, pero no necesariamente significa una disminución en las sensaciones o pérdida de la función sexual.  Es relativamente fácil tratar estos síntomas, sin embargo, si no se les presta atención, con el tiempo producirán verdaderas disfunciones sexuales.  Asimismo, en la mujer menopáusica hay una menor respuesta a la excitación, el orgasmo es más retardado y menos intenso.
La combinación de relaciones sexuales dolorosas, la inflamación secundaria, la disminución del deseo sexual y la anorgasmia componen un conjunto de factores que literalmente “matan” la sexualidad. Sin embargo, si la mujer en esta etapa entiende que la sexualidad no se aloja exclusivamente en los genitales sino que se expresa y se vive en todo cuerpo y la analiza desde tres puntos de vista: el motor basado en manifestaciones corporales, el afectivo relacionado con los sentimientos y el cognitivo para entender e interpretar lo que se está viviendo, las posibilidades de tener una vida sexual plena en la menopausia son mayores.
Acude con tu médico, el te sabrá orientar y tratar sobre estos problemas. Recuerda que el sexo es benéfico para la salud y la salud es fundamental para tener Sexo.

Dr. Arturo Moyers Arévalo
Ginecoobstetricia.com
Zoom Info

Sexualidad en la  Menopausia.

La sexualidad en la mujer alcanza su máxima expresión entre los 25 y los 40 años de edad, pero a partir de ahí, hay una declinación causada por varios factores que progresivamente aumenta hasta llegar a la menopausia.  Sin embargo, a pesar de todos los aspectos culturales y sociales que rodean la sexualidad y la menopausia, desde el punto de vista físico, existen alternativas que pueden contrarrestar estos síntomas y convertir la sexualidad durante la menopausia en un placer más que un sufrimiento.

Al presentarse la disminución en la concentración de hormonas, paulatinamente se presentará una disminución en la lubricación, atrofia y pérdida de la elasticidad vaginal, así como adelgazamiento de labios menores. Estos cambios causan dolor y molestias durante la relación sexual, pero no necesariamente significa una disminución en las sensaciones o pérdida de la función sexual.  Es relativamente fácil tratar estos síntomas, sin embargo, si no se les presta atención, con el tiempo producirán verdaderas disfunciones sexuales.  Asimismo, en la mujer menopáusica hay una menor respuesta a la excitación, el orgasmo es más retardado y menos intenso.

La combinación de relaciones sexuales dolorosas, la inflamación secundaria, la disminución del deseo sexual y la anorgasmia componen un conjunto de factores que literalmente “matan” la sexualidad. Sin embargo, si la mujer en esta etapa entiende que la sexualidad no se aloja exclusivamente en los genitales sino que se expresa y se vive en todo cuerpo y la analiza desde tres puntos de vista: el motor basado en manifestaciones corporales, el afectivo relacionado con los sentimientos y el cognitivo para entender e interpretar lo que se está viviendo, las posibilidades de tener una vida sexual plena en la menopausia son mayores.

Acude con tu médico, el te sabrá orientar y tratar sobre estos problemas. Recuerda que el sexo es benéfico para la salud y la salud es fundamental para tener Sexo.

Dr. Arturo Moyers Arévalo

Ginecoobstetricia.com

Lactancia.

Cuando nace el bebé y se expulsa por fin la placenta,  se inicia la producción de hormonas que estimulan la lactancia materna. Esta acción se ve favorecida aún más cuando el bebé, por su propio reflejo instintivo,  empieza a succionar ya que se inicia la secreción masiva de prolactina (hormona encargada de aumentar la producción de leche en el tejido glandular) y de oxitocina (encargada de contraer la musculatura de tus senos para que la leche fluya correctamente).

La leche se produce en el tejido glandular y se distribuye por los conductos lácteos hasta llegar a la zona del pezón, dónde sale a través de 9 orificios muy próximos en forma de pequeños chorros. La lactancia materna es uno de los temas más controvertidos cuando ya ha nacido tu bebé ya que existe mucha información contradictoria acerca de las ventajas e inconvenientes de alimentar al recién nacido con la leche propia de la madre. Esto ha propiciado que alrededor de este tema existan mitos y verdades que a veces provocan una mala práctica de las nuevas madres.

En general, la lactancia materna ofrece una gran cantidad de ventajas tanto para la madre como el bebé, Entre las mas importantes están mejorar la relación afectiva, disminuir el riesgo de hemorragias después del parto y otorgarle al bebé las primeras sustancias esenciales que posteriormente formaran parte de sus  sistema inmunológico y lo protegerán de enfermedades.

En entregas posteriores hablaremos de los mitos y realidades de la lactancia.  Mientras tanto tu labor será darle el seno materno a tu bebé siempre que lo solicite.  Recuerda que le estás y te estás haciendo un gran favor.

Dr. Arturo Moyers Arévalo

Ginecoobstetricia.com

To Tumblr, Love Pixel Union